jueves, 26 de febrero de 2009

Descubren gen de la felicidad


De acuerdo con el estudio, las personas deben su optimismo a una variante genética que les ayuda a insistir en lo bueno y hacer caso omiso de lo malo

Las personas deben su optimismo a una variante genética que les ayuda a insistir en lo bueno y hacer caso omiso de lo malo.

Esa es la conclusión de un estudio sobre las preferencias subliminales de la gente para imágenes felices, neutrales y amenazantes de acuerdo a la revista New Scientist.

Voluntarios quienes habían heredado dos copias de la variante mas larga del gen 5-HTTLPR, que controla el transporte del neurotransmisor serotonina que afectan el estado de ánimo, mostraron clara aversión a imágenes negativas, tales como animales feroces, y una clara preferencia por las positivas, como las de cachorros.

Las personas con esta variante son llamados transportadores "LL".

El efecto no se observó en los voluntarios con al menos la versión "corta" del mismo gen, estas personas no mostraron una marcada preferencia fuera cual fuera el contenido de las imágenes.

En repetidas pruebas, 97 voluntarios tenían menos de un segundo para identificar puntos ocultos en un par de imágenes adyacentes. Cada par contenía una imagen neutral, junto a otra que era positiva o negativa.

Los investigadores descubrieron que a los voluntarios LL les tomaba 18.3 milisegundos de más tiempo en promedio para detectar los puntos negativos en una imagen, que en una neutral, lo que sugiere una aversión subliminal a imágenes negativas.

Por el contrario, se observó que estos se tomaban 23.5 milisegundos menos en imágenes positivas, como la de cachorros, que en las neutrales, lo que sugiere que subliminalmente eran atraídos a estas.

"Suena muy poco, pero en términos de tiempo de atención, es consistente", dice el líder del equipo Elaine Fox de la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Fox y sus colegas concluyen que los voluntarios LL pueden estar preparados para buscar hechos positivos e ignorar acontecimientos negativos.

Estudios anteriores habían puesto de manifiesto una tendencia a la negatividad y la ansiedad entre los individuos con al menos una variante corta del gen, pero el estudio es el primero en revelar una racha optimista en las personas LL.

"Una serie de mecanismos pueden contribuir a esta diferencia, y los autores han proporcionado una buena evidencia de que el sesgo de atención en el procesamiento de los estímulos emocionales puede ser uno de esos mecanismos", dice por su parte Turhan Canli, de la universidad de Nueva York que ha estudiado el mismo fenómeno.