martes, 16 de junio de 2015

Significado de los nombres de algunos países del mundo y algunas ciudades




Alaska: Recibe el nombre del vocablo aleutiano alyeska (‘tierra grande’).

Alemania: el término Alemania, proviene del germánico que significa ‘tierra del término de todos los hombres’. La palabra en alemán, Deutschland, deriva de deutsch land (‘tierra de la gente’). Mientras Germania (del latín ‘al-gairm’), era un grito de guerra de los antiguos pueblos del norte del Imperio romano.

Andorra: deriva del término navarrés andurrial, que significa ‘tierra cubierta de arbustos’.

Asunción (Nuestra Señora Santa María de la Asunción): capital de Paraguay. Fundada en 1537 por Juan de Salazar y Gonzalo de Mendoza, bautizada así en honor de la Virgen de la Asunción

Austria: en alemán, Österreich (‘reino del Este’). El nombre Austria deriva de Österreich, o ‘Estado Oriental’ en alemán. En alemán arcaico ostar (‘Este’). Otra teoría dice que proviene del indoeuropeo aus (‘brillo del sol al amanecer’).

Bagdad: capital de Irak. En idioma persa significa ‘regalo de Dios’ (siendo bag: ‘dios’ y dād: ‘dado’).


Baréin: del árabe مملكة, al-Bahrayn, significa literalmente ‘reino de los dos mares’.

Bélgica: België en neerlandés, Belgique en francés y Belgien en alemán. Debe su nombre a los belgas, un grupo de tribus célticas que vivían en el territorio al ser conquistado por Julio César (57 a. C.).

Bolivia: tiene su nombre en honor al libertador Simón Bolívar.

Brasil: proviene del árbol de la familia de las Papilionáceas, que crece en este país y en todos los tropicales, y cuya madera es el palo brasil.

Bucarest: capital de Rumania. En rumano Bucureşti. Según consta en antiguos escritos, fue fundada a orillas del río Dambovita en 1459 por Vlad Tepes (Drácula). Su nombre se atribuye a un pastor llamado Bucur, que significa en rumano ‘alegre’; es por esto que el nombre de Bucarest se puede entender como ‘ciudad de la alegría’.

Camerún: del portugués río de Camarões (‘río de camarones’), que fue como los exploradores portugueses bautizaron al río Wouri en el siglo XV, debido a abundancia de ese crustáceo en su estuario. Camarón viene del latín camarus o gammarus, y éste del griego καμμαρος kammaros.

Chipre: en turco Kıbrıs, en griego Κύπρος, Kypros (‘cobre’) debido a los yacimientos de cobre que tuvieron las islas durante períodos prehistóricos.

Copenhague: capital de Dinamarca. En el momento de su fundación, poco después del año 1000, fue bautizada con el sencillo nombre de Havn, que en el idioma local significa ‘bahía’ o ‘muelle’. Con el tiempo el nombre se hizo más complicado, dando lugar a En danés, København (‘bahía de los mercaderes’ pronunciado koe-pen-jaun).

Cuba: abreviatura de la expresión amerindia Cubanacán, que significa ‘parte central’.

Doha: capital de Catar. Del árabe دوحة, Ad-Dawhah; la trascripción Doha corresponde a la pronunciación árabe dialectal. El nombre proviene del árabe ad-dawha: ‘el gran árbol’.

Ecuador: proviene del latín aequare que significa igualar. Fue utilizado para este país que está justo en la mitad del mundo.

El Cairo: capital de Egipto. En árabe القاهرة (al-Qāhirah): ‘el triunfante’, en idioma árabe.

España: proviene del latín Hispania y éste del fenicio Ish Fannim (‘isla de conejos’). Antes de ser Iberia, fue denominada Hesperia, nombre relacionado con las hesperales (las ‘vísperas’). Los griegos la designaron así como la versión helénica del Edén o el Paraíso Terrenal.

Filipinas: Pilipinas en idioma local. Lleva su nombre en honor a Felipe II, rey de España en los momentos de su conquista y colonización española.

Finlandia: Suomi en finés. Proviene del germánico finn que quiere decir ‘cazador’, recolector’ o ‘buscador’. De ahí proviene el término anglosajón find (‘buscar’).

Georgetown: ‘pueblo de Jorge’, capital de Guyana.

Groenlandia: Kalaallit Nunaat en groenlandés; Grønland en danés. Recibe el nombre del vocablo vikingo Grønland que significa ‘país verde’.

Guatemala: recibe el nombre del vocablo náhuatl Quauhtlemallan, que significa ‘lugar de muchos árboles’.

Haití: palabra que proviene del idioma aborigen taíno-arawak Hayiti, cuyo significado es ‘tierra de Hayti’ o ‘tierra montañosa’.

Holanda: proviene del término germánico holt, que significa ‘cubierto de árboles’, y land, que quiere decir ‘tierra’. El nombre en holandés es Neederland, y también procede de germánico y significa ‘tierras bajas’. De allí la otra denominación: Países Bajos.

Hong Kong: isla perteneciente al territorio de China. Su nombre proviene del término chino heung (gongo en cantonés), que significa el ‘puerto’ o el ‘puerto de las especias aromáticas’.

Irlanda: en inglés, Ireland; en gaélico, Eireann. Proviene del término gaélico Éire, que significa ‘lugar fértil’ o ‘lugar de Eriu), que era la diosa de la fertilidad de los celtas.

Japón: su nombre occidental deriva de la pronunciación del cantonés Yahtbún, que significa ‘origen del sol’, traducido como ‘tierra del sol de naciente’. Su nombre japonés Nippón o Nihón, tiene el mismo significado.

Jerusalén: en hebreo ירושלים, ‘Yerushalayim’; en árabe القدس, ‘al-Quds’, es la capital oficial de Israel y la capital reclamada por la Autoridad Nacional Palestina. El nombre de Jerusalén procede de las palabras: yerusha (‘casa’) y shalom (‘paz’) en hebreo antiguo, y por lo que Jerusalén significa por tanto ‘casa de la paz’. Su gentilicio es jerosolimitano (antes hierosolimitano, por el nombre latino de la ciudad).

Kingston: capital de Jamaica. Significa ‘piedra del rey’ (king: ‘rey’ y stone: ‘piedra’).

Kuwait: del árabe الكويت, Al-Kuwait. Proviene del diminutivo árabe para kut, que significa ‘fortaleza construida próxima al agua’.

Luxemburgo: proviene de la lengua celta, cuya palabra lucilem, quiere decir ‘pequeña’. También se dice que proviene del término germánico burrugh, que significa ‘castillo’. Así, lucilem-burrugh, la unión de ambas palabras, da como significado ‘castillo pequeño’.


México: probablemente proviene de mēxihxco, aunque se ha propuesto que vendría de mētz(-tli) (‘luna’), xīc(-tli) (‘ombligo’) y -co (‘en’, ‘[el lugar] en que’)‘En el ombligo de la Luna’ en náhuatl. México o Méjico es el nombre castellanizado de la capital del imperio azteca, la cual se asentaba sobre una serie de islotes en el lago de Texcoco. Dicho lago tenía la forma de un conejo, como el que se observa en la Luna llena, de ahí la analogía ‘en el ombligo [o centro] de la Luna’. En el Congreso de Chilpancingo de 1813 se definió la utilización de Anáhuac como nombre del nuevo país americano, pero finalmente se escogió el nombre México para llamar a la República que antes era mencionada solamente como la América Mexicana

Montevideo: capital de Uruguay. Existen al menos dos explicaciones acerca del origen del nombre Montevideo: la primera afirma que el nombre proviene de la expresión en portugués Monte vide eu, que significa ‘yo vi un monte’, frase pronunciada por un marino anónimo perteneciente a la excursión de Fernando de Magallanes al divisar el cerro de Montevideo. La segunda dice que los españoles anotaron la situación geográfica en un mapa como: el sexto monte yendo desde el este hacia el oeste (Monte VI de EO).

Moscú: capital de Rusia. En ruso Москва (Moskvá). El nombre de la ciudad procede del río que la atraviesa denominado Moscova o Moskva.

Nicaragua: proviene del vocablo náhuatl nic-anáhuac (‘hasta aquí llegó el Anáhuac’).

Noruega: significa ‘camino al norte’ (siendo nor: ‘norte’, y ue: ‘ir a, camino’). En noruego y bokmål se escribe Norge, que se pronuncia norue. Noruega sería la españolización de esa pronunciación.

Polonia: proviene del término polaco polska, que era el nombre de las tribus polanie, cuyo nombre viene de polana (que en polaco quiere decir ‘poste’ o ‘campos’); los polanie serían la ‘gente de los postes’. En un principio se decía Ziemia Polska (es decir ‘tierra polaca’), para abreviar, finalmente quedó Polska.

Portugal: proviene de los tiempos en que los navegantes europeos (españoles, lusitanos, neerlandeses, británicos) pasaban precisamente por Porto Cal (‘Puerto de Cal’), a abastecerse de ese material. Posteriormente, el vulgo del castellano lo convirtió en el fonema Portugal, tal y como lo conocemos hoy en día.

Puerto Rico: el término hace alusión a las riquezas que partían del puerto de San Juan Bautista. Colón bautizó a la isla con el nombre de San Juan Bautista. Los indios taínos le llamaban a la isla Borikén, lo cual evolucionó a Borinquen, nombre que todavía se utiliza para referirse a Puerto Rico. De allí surge el gentilicio boricua el cual es sinónimo de puertorriqueño.

Rumania: del rumano România, que quiere decir ‘tierra de los romanos’

Rusia: en ruso, Россия (pronunciación: Rossiya). Rusia quiere decir ‘tierra de Rus’ (un conquistador vikingo). Rus proviene del sueco que quiere decir ‘remo’.

Taiwán: isla al este de China. Los caracteres usados para definir el nombre significan en chino ‘bahía de la terraza’. Los campos del arroz en terrazas son típicos del paisaje de Taiwán.

Tegucigalpa: capital de Honduras. El 29 de septiembre de 1578 un grupo de españoles la fundaron en pleno centro de la ciudad náhuatl de Teguz Galpa (‘cerros de plata’). Le pusieron Real Villa de San Miguel de Tegucigalpa de Heredia.}

Tokio: la actual capital de Japón. Nombres antiguos de la ciudad son Tokei, Edo y Yedo. De la grafía japonesa Tōkyō-to (tō: ‘Este’, kyō: ‘capital’): ‘capital del Este’.

Venezuela: ‘pequeña Venecia’.

Vaticano: es la capital de la Iglesia Católica. La loma sobre la que se asienta se llamaba en latín vaticanus (vate: ‘adivino’, cano: ‘canto’): ‘el canto del adivino’, seguramente porque allí se encontraba algún sitio sagrado precristiano.

Vietnam: del vietnamita Việt Nam; significa literalmente ‘más allá de la frontera del sur’, en referencia a la frontera sur de China.

Viena: es una ciudad cosmopolita. Su nombre oficial en alemán es Wien, en eslovaco Viedeň, en checo Vídeň, en serbocroata Beč, en húngaro Bécs, en esloveno Dunaj. Los romanos la llamaban Vindobona, nombre de origen celta que significa ‘ciudad blanca’.

Zagreb: capital de Croacia. Su nombre proviene de Zagrabiti que quiere decir cavar.